State of Decay, el apocalipsis en forma de invasión zombi

State of Decay, el apocalipsis en forma de invasión zombi

Si os gustan los zombis tenéis una cita ineludible con State of Decay, un juego que se presenta con tres variantes distintas que os harán no sólo disfrutar de un mundo apocalíptico sino también sufrir el terror en vuestras propias carnes.

State of Decay, el apocalipsis en forma de zombi

State of Decay, una aventura sólo apta para valientes

Y es que durante las primeras partidas la verdad es que resulta bastante estremecedor. Nuestro objetivo es sobrevivir y crear una comunidad desplazándonos entre bases distintas, construyendo edificios en su interior y por supuesto consiguiendo todos los recursos necesarios para poder subsistir y defendernos.

Pero está claro que no es plato de buen gusto ese momento en el que nos toca salir por la noche que es cuando más zombis se desplazan por las calles, para poder encontrar por ejemplo medicamentos o algo que llevarnos a la boca… Sin duda una situación muy complicada.

De repente y sin avisar, uno de estos no muertos se abalanza sobre nosotros y ni tan siquiera sabemos de dónde ha salido.

Lo que sí sabemos es que vamos a necesitar no sólo salir de muros para afuera sino también defender todo lo que tenemos dentro.

Encuentra todos los recursos necesarios en State of Decay

A lo largo del juego vamos a encontrar una gran cantidad de recursos de muy diversa índole. La mayor parte de ellos se encuentran en los hogares que han quedado abandonados por sus propietarios, de los cuales muchos de ellos los podremos encontrar ahora vagando por las calles con malas intenciones frente a nosotros.

Tendremos que conseguir desde comida hasta armamento, munición, materiales de construcción, granadas, medicamentos y un largo etcétera, pero por supuesto también tenemos que ampliar nuestra comunidad, y para ello iremos ayudando a otras comunidades hasta que adquieran confianza con nosotros y decidan unirse a nuestro grupo.

State of Decay, el apocalipsis en forma de zombi

Cuantos más seamos evidentemente podremos resistir mucho mejor, pero a la vez también seremos más bocas que alimentar, más cuerpos que enfermarán o se lesionarán y más manos que deberán llevar un arma para defender la base.

Si mueres ya no vuelves

Además también es imprescindible contar con la mayor cantidad posible de personajes, ya que si somos atacados por una horda y acabamos convirtiéndonos ya no vamos a volver a la vida, por lo que pasaremos a controlar a otro personaje distinto.

A su vez, conforme vayamos realizando cualquier tipo de actividad nos iremos cansando, por lo que será necesario ir combinando con otros jugadores y lograr de esta forma desarrollar todas sus capacidades, a la vez que los cansados descansan y recuperan energías para poder salir de nuevo a la calle un día más.

Sin duda alguna se trata de un juego fantástico para los amantes del género, además de que tendremos la posibilidad de elegir entre tres versiones distintas que nos sitúan en un amplio poblado o en una ciudad, siguiendo misiones concretas con un inicio y un final de la historia o incluso optar por el modo libre donde arreglaremos una caravana que nos permitirá empezar de nuevo cuando consideremos oportuno, teniendo así la posibilidad de conocer a nuevos héroes pero viendo cómo la dificultad aumenta día tras día.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.