Cómo posicionar mi web en Google

Cómo posicionar mi web en Google

Si tienes un blog o página web y quieres conseguir mejorar el posicionamiento para acceder a una mayor cantidad de visitantes, a continuación vamos a explicar cómo posicionar mi web en Google mejorando el SEO, para lo cual tendremos en cuenta tanto a principiantes que estén empezando en este mundillo como a aquellos que buscan abrir su blog a una mayor cantidad de lectores y clientes.

Cómo posicionar mi web en Google

Tabla de contenidos

[h2] Consejos para elegir un dominio adecuado

Uno de los primeros pasos que tenemos que dar para crear una página o blog es elegir un dominio adecuado. El dominio es una identificación exclusiva para nuestro blog que tendrá la forma “nombrededominio.extensión”. Algunos ejemplos podrían ser: ejemplo.com, amarillo.es, etc.

En un principio vamos a poder contratar un dominio con cierta libertad, siempre y cuando no esté siendo ya utilizado. Sin embargo es importante tener en cuenta que hay algunos factores que influirán en el SEO y por tanto nos ayudarán a posicionar una web en Google, los cuales vamos a detallar a continuación.

[h3] El nombre del dominio

Comencemos con el nombre del dominio. Como hemos podido ver, un dominio se basa en un nombre y una extensión, ambos elementos esenciales para crear una identificación adecuada en función del tipo de página o blog que queramos crear.

En este sentido lo ideal es que el nombre sea elegido en base a la temática de nuestra página. Es decir, vamos a elegir una o varias keys que representen el contenido desde un punto de vista global de nuestro blog, creando una composición adecuada.

Por ejemplo, si creamos una página de tecnología una buena idea es que utilicemos la key “tecnología” y la incluyamos como nombre o parte del nombre del dominio. Evidentemente es complicado poder crear una página con un nombre tan habitual, ya que por norma general estará contratado por otro usuario. Por ello añadiremos otra u otras keys que ayuden a identificar el contenido.

Utilizar estas keys en el nombre del dominio nos ayudará a posicionar mucho mejor, aunque por supuesto también podremos crear un nombre basado en nuestra marca personal pero hay que tener en cuenta que no es tan recomendable ya que tendremos que darnos a conocer para que utilicen dicho nombre como referencia en las búsquedas.

Dentro de lo posible procuraremos que el dominio tenga una longitud de entre ocho y 12 letras, evitando sobre todo excedernos en la medida de nuestras posibilidades. Tampoco es aconsejable introducir guiones, números o las letras y, z, x, h, q, w, ñ.

Otro error habitual es utilizar dos letras iguales consecutivas, las cuales evitaremos salvo que se trate de una palabra real. Por ejemplo no es recomendable escribir un dominio del tipo “holaamigo.com”, mientras que sí sería válido “toolsdeprogramacion.com”.

También hay que tener en cuenta la posición de la palabra clave principal a lo largo del dominio. Volviendo a la página de tecnología como ejemplo, nuestra key principal es “tecnología”, pero como es complicado conseguir un dominio con esa única palabra, utilizaremos también otra key secundaria que será por ejemplo “informática”. En la medida de lo posible la key principal siempre irá al principio, teniendo menor fuerza aquel dominio en el que la incluyamos al final. Si hay varias keys (más de dos), procuraremos que esté al principio o como mucho en segunda posición (en segunda perderá algo de fuerza pero todavía sería relevante), evitando tercera y sucesivas.

Por ello en nuestro ejemplo siempre será más recomendable utilizar “tecnologiainformatica” que “informaticatecnologia”.

Es muy importante tener en cuenta que estos conceptos no sólo van a influir a la hora de acceder al index del blog, es decir, a la página principal, sino que también afectará a cada artículo que escribamos ya que en todo caso formará parte de la URL, por lo que es esencial comenzar eligiendo un dominio adecuado ya que tendremos buena parte del posicionamiento ganado.

[h3] La extensión del dominio

Por otra parte también es importante elegir una extensión de dominio adecuada. La extensión son las dos, tres o incluso cuatro letras que encontraremos tras el punto posterior al nombre del dominio.

Cada país tiene su propia extensión, de igual forma que encontramos extensiones diversas dependiendo del tipo de contenido que vayamos a incluir en nuestro blog. Algunos de los más destacados son .edu, .info, .org, etc.

En el caso de que creemos una página web, blog o tienda enfocada a un país o localidad concreta, para mejorar los resultados y enfocarlos a nuestros potenciales clientes lo ideal sería utilizar la extensión del país (por ejemplo .es si estamos en España, .br en Brasil, etc.). Esto significa que Google dará prioridad a nuestra página para los usuarios localizados en esa determinada zona, mientras que tendremos una menor relevancia si se trata de usuarios externos.

Si el contenido va enfocado a un público más amplio en este caso utilizaremos una extensión más polivalente e universal, siendo el orden de prioridad de las tres principales: .com, .net y .org.

Es importante tener claro que cualquier extensión la podremos posicionar adecuadamente, pero si utilizamos la extensión adecuada el proceso puede ser más rápido, ya que estamos ofreciendo una información adecuada a Google para que clasifique nuestra página más fácilmente.

[h3] La antigüedad de un dominio y sus ventajas en el posicionamiento

Otro aspecto importante en relación con un dominio es su antigüedad. Google tiene en cuenta este aspecto a la hora de evaluar la web aunque no se trate de su referencia principal. La razón de ello se debe a que por norma general, un dominio creado para hacer spam o prácticas poco aceptadas por Google generalmente no alcanzará más de un año de antigüedad, mientras que un dominio que cuente ya con más tiempo a sus espaldas en principio Google entiende que ha sido creado con el objetivo de añadir contenido de calidad.

En este sentido añadimos una nueva posibilidad que es la de comprar un dominio ya existente en lugar de crear uno nuevo, aunque os recomendamos que leáis el siguiente apartado ya que no siempre es la mejor elección.

[h3] ¿Mejor un dominio nuevo o uno ya utilizado?

Como comentábamos tenemos la posibilidad de crear un nuevo dominio o comprar uno ya existente.

Si creamos uno nuevo evidentemente vamos a necesitar bastante tiempo para conseguir que Google le dé relevancia, ya que tenemos que demostrar nuestras buenas intenciones con el mismo. Sin embargo, un dominio con más de un año ya cuenta con una mejor reputación, y sin ser este aspecto de gran relevancia en cuanto al posicionamiento web, al menos es un punto a nuestro favor.

Sin embargo no debemos ir a lo loco y comprar cualquier dominio ya creado, ya que es importante estudiar el pasado de dicho dominio, es decir, ¿ha sido utilizado previamente para realizar malas prácticas como comentábamos anteriormente?, en este caso siempre sería mejor crear nuestro propio dominio y no arriesgarnos a ser mal vistos por Google ya desde el principio.

Si ya hemos adquirido un dominio y nos enteramos tarde de que ha estado siendo mal utilizado existe la posibilidad de hacer uso de alguna herramienta como es el caso de Disavow que nos ayudará a solicitar a Google que desautorice los enlaces anteriores que puedan afectar negativamente a nuestro posicionamiento.

Esta alternativa nos ayudará a limpiar la imagen de nuestro nuevo blog, pero también hay que tener en cuenta que con esta acción estaremos informando directamente a Google sobre las malas prácticas con este dominio, por lo que es importante que a partir de ahora cumplamos a rajatabla con sus directrices ya que estaremos en el punto de mira.

[h2] Consejos para elegir un hosting o alojamiento

Cómo posicionar mi web en Google

Una vez que ya tengamos un dominio tenemos que pasar a elegir un alojamiento adecuado, es decir, el lugar donde vamos a almacenar toda la información de nuestro blog. Para ello tenemos a nuestra disposición un amplio abanico de empresas entre las que elegir, pero siempre deberemos tener en cuenta una serie de premisas que influirán no sólo en la calidad de nuestra página, sino que también nos va a ayudar a posicionar la web en Google.

Lo más probable es que hayamos decidido utilizar WordPress para publicar, una herramienta fantástica pero que utiliza PHP, MySQL y otros que consumen bastantes recursos, razón por la cual es necesario contar con un alojamiento suficiente que impida que nos quedemos a medias.

Por ello, el mínimo que contrataremos será 256 MB de memoria RAM y al menos 20 procesos concurrentes. Eso sí, cuanto mayor sea el procesador, menos procesos concurrentes necesitaremos.

En el apartado de memoria PHP necesitaremos al menos 128 MB para poder instalar los plugins y garantizar un buen funcionamiento de los mismos.

Una página bien nutrida puede requerir un espacio de almacenamiento de 700 MB como mínimo, por lo que siempre procuraremos hacernos con una cantidad mayor, y en cuanto a transferencia al menos deberá ser de 16 GB. Si vamos a preparar una página de fotografías o tenemos pensado incluir mucho contenido multimedia, el almacenamiento deberá ser de al menos 1 GB.

Ahora bien, es importante tener en cuenta que a la hora de elegir vamos a encontrarnos con dos posibilidades:

  • Servidor: si optamos por un servidor estaremos contratando los servicios de un equipo informático en exclusiva. Cuesta bastante más dinero que un hosting, pero a la vez también podremos elegir desde equipos más sencillos a otros mucho más potentes, con lo que no tendremos límites. No es recomendable empezar con ellos debido a su alto coste, pero en el momento en que nuestra página ya registre varios miles de visitas será necesario que optemos por un servidor en lugar de un hosting.
  • Hosting: se trata de un servicio a través del cual compartimos un servidor con otros usuarios. Esto significa que los recursos también serán compartidos, por lo que en un momento dado nos podemos ver algo más limitados. Sin embargo es la opción adecuada para empezar en cualquier caso especialmente porque cumpliendo con los mínimos que comentábamos antes tendremos suficiente, a la vez que no merece la pena gastar demasiado dinero cuando empezamos.

En esencia podremos empezar con un hosting, pero es muy importante que tengamos en cuenta que la velocidad de la página incluso cuando varios lectores se encuentran en ella es esencial para que Google considere nuestra reputación. Una página que carga en dos segundos será muy apreciada por Google, por lo que será mejor posicionada debido a que ofrece el contenido de forma más cómoda y generalmente estable que otra que tarde cuatro o cinco segundos en cargar.

Además de optar por un tipo de hosting adecuado, en esencia podemos encontrar dos opciones que son elegir un host gratuito o un host de pago. Google tiene en cuenta el tipo de hosting que hemos contratado, y en el caso de que exista empate en posicionamiento entre dos blogs siempre favorecerá al host de pago (ya que tendrá un funcionamiento más estable) y sobre todo al que tenga una mayor autoridad.

Otro aspecto al que Google da un gran valor es al tiempo que el blog o página se encuentra disponible. Es decir, en determinadas ocasiones, por errores o por mantenimiento siempre hay momentos en los que nuestro blog se va a caer, de forma que no estará accesible para nuestros lectores. Está claro que esto nos puede ocurrir con cualquier hosting (o incluso servidor) que contratemos, pero hay que tener en cuenta que un host suficientemente potente y estable nos ofrecerá mejores resultados en este sentido.

Si nuestro host tiene demasiadas caídas esto no va a hacer mucha gracia a Google, razón por la cual veremos que nuestro posicionamiento se verá afectado. Incluso caídas muy prolongadas del servidor pueden suponer que parte del contenido deje de ser indexado, lo que significa que no vamos a poder posicionarlo de forma adecuada.

Por ello, una vez que nuestra página comienza a experimentar un cierto crecimiento es importante que invirtamos en este sentido para garantizar que estamos utilizando un blog estable y que ofrece un buen servicio al lector.

[h2] La velocidad de carga de la página

Cómo posicionar mi web en Google

En el apartado anterior hablábamos de la importancia de elegir un buen hosting o servidor debido a que Google valora mucho la velocidad de carga de la página así como la posibilidad de simultanear entre varios lectores.

No obstante, el servidor o hosting no es el único elemento a tener en cuenta para aumentar la velocidad de carga de la página, sino que es esencial que optimicemos bien nuestra plantilla y contenido para evitar retardos excesivos.

Por ejemplo, colocar demasiadas imágenes o contenido multimedia dentro de un mismo artículo ralentizará su carga. Por ello existen plugins que permiten que la carga se lleve a cabo de forma progresiva y en función del avance del lector, es decir, en lugar de cargar todas las imágenes en el momento en que alguien acceda a un determinad artículo, se irán cargando de forma progresiva conforme el lector vaya avanzando.

Por otra parte también hay que tener en cuenta que el contenido multimedia al principio del artículo puede suponer también un aumento del tiempo de carga, razón por la cual es ideal comenzar con texto y no sobrecargar el inicio, dejando dicho contenido para más adelante.

En cualquier caso es significativo tener en cuenta que la velocidad de carga de la página influye considerablemente en el posicionamiento web en Google.

Una buena forma de comprobar la velocidad de carga de la página y acceder a recomendaciones es a través de PageSpeed Insights, una herramienta de Google con la que podremos mejorar todos los detalles que hayamos pasado por alto, obteniendo un informe directamente del propio Google.

[h2] Optar por un Whois público o un Whois privado para posicionar mi web en Google

Cómo posicionar mi web en Google

[h3] Qué es el Whois

El término Whois hace referencia a un protocolo TCP a través del cual se realizan consultas a una base de datos obteniendo a cambio una información determinada.

Entre esta información destacan los datos relacionados con el registrador así como otros detalles que identifican el blog y al propietario.

[h3] Qué tipo de Whois es más conveniente

En esencia vamos a tener la posibilidad de elegir si queremos que el Whois sea público o privado en nuestra página.

Las ventajas de un Whois privado es que nuestros datos personales no estarán accesibles para nadie que realice la consulta, lo que nos da una mayor privacidad.

Sin embargo esto no gusta demasiado a Google, y es que considera que aquellos que optan por un Whois privado tienen alguna razón para ocultar sus datos, y generalmente será debido a que la intención es realizar spam.

En esencia, si quiero posicionar mi web en Google de forma adecuada, lo mejor que puedo hacer es optar por un Whois público, aunque cualquiera podrá conocer nuestra información privada.

[h2] Elegir la mejor plantilla para un blog concreto

Cómo posicionar mi web en Google

Elegir una plantilla adecuada y bien optimizada es también un paso indispensable para mejorar el posicionamiento web. Una de las razones se debe a que conseguiremos aumentar la velocidad de carga de la página, que como bien comentábamos en un apartado anterior, es un requisito indispensable para que Google considere que nuestro blog es cómodo y una buena referencia para nuestros lectores.

Gracias a la optimización podremos estar seguros de que la plantilla no incorpore nada que pueda suponer negativo para Google, es decir, una buena plantilla deberá estar actualizada y cumplir con las políticas de Google.

Además de una buena velocidad, también es importante que la plantilla se adapte a la temática de nuestro blog. De esta forma conseguiremos mejorar la experiencia del usuario logrando a su vez resultados más óptimos. Pero no sólo debemos preocuparnos de que la plantilla se adapte a la temática del blog, sino que además también es esencial buscar un diseño que sea limpio y de fácil uso.

Antiguamente era habitual encontrar páginas que estéticamente dejaban mucho que desear, pero además, una vez nos poníamos a navegar por ellas todo se acababan convirtiendo en un engorro; no encontrábamos lo que estábamos buscando, las categorías eran poco accesibles, un montón de botones de acceso repartidos por cualquier parte… por suerte todo esto ha ido mejorando, y es que en general a día de hoy suele ser bastante cómodo movernos a través de la mayoría de blogs y páginas web.

Esto es algo que Google valora mucho, es decir, quiere que siempre dediquemos el tiempo necesario para que nuestros lectores tengan la mejor experiencia, no ya sólo ofreciendo contenido fresco y actualizado, sino también poniendo a su disposición una interfaz clara y bien ordenada, de forma que instintivamente resulte sencillo encontrar lo que estamos buscando.

Otra ventaja de las buenas plantillas es que muchas veces incorporan funciones que nos evitan instalar determinados plugins. No debemos olvidar que los plugins nos ofrecen funcionalidades muy interesantes, pero a la vez también consumen recursos. Por ello, una buena forma de aumentar la velocidad de carga de la página es instalando menos plugins, y para evitar tener que olvidarnos de estas funcionalidades, deberemos comprobar que las plantillas las incluyan por defecto.

En este sentido tenemos la posibilidad de elegir entre plantillas gratuitas y plantillas de pago. Al empezar puede servirnos sin problema una plantilla gratuita, pero conforme vayamos añadiendo contenido y queramos potenciar el posicionamiento web en Google, quizás sea más interesante hacer un pequeño desembolso y optar por una plantilla de pago. No olvides que las plantillas de pago generalmente rondan los 40 ó 50 €, por lo que se trata de una buena inversión ya que generalmente notaremos la mejoría en poco tiempo.

Otro factor que deberemos tener en cuenta a la hora de decidirnos por una u otra plantilla es el concepto denominado “responsive”. Una plantilla responsive es aquella que se adapta sin problemas a formatos de pantalla pequeña como los teléfonos inteligentes y tabletas, ofreciendo una experiencia adecuada a los lectores.

Las nuevas plantillas que se van creando a día de hoy generalmente estarán adaptadas en este sentido, pero hay que prestar mucha atención ya que algunas no cumplen como deberían, y sobre todo las más antiguas quedan fuera de nuestro interés salvo que sean actualizadas.

Si queremos utilizar una plantilla que no sea responsive podremos hacerlo en detrimento de nuestro posicionamiento, ya que perderemos muchas visitas a través de estos dispositivos más pequeños a la vez que a Google no le hará mucha gracia nuestra despreocupación.

Sin embargo también encontramos algunos plugins interesantes que nos pueden ayudar a mejorar este aspecto, ofreciendo algunos de ellos un funcionamiento como si se tratase de una plantilla responsive. Eso sí, hay que tener mucho cuidado si optamos por instalar uno de ellos, ya que en ocasiones han presentado problemas fundamentalmente relacionados con el contenido duplicado.

[h2] Incluir una página de contacto

Cómo posicionar mi web en Google

Para posicionar una web en Google comentábamos antes que es importante hacer públicos nuestros datos personales a través de un Whois público. A su vez, Google también valora mucho que en cada página o blog incluyamos un apartado de contacto a través del cual no sólo facilitaremos que cualquiera se pueda poner en contacto con nosotros, sino que además deberemos incluir nuestros datos los cuales deberán coincidir con el Whois.

Estos detalles son muy apreciados por Google, mejorando nuestro posicionamiento rápidamente.

[h2] El Sitemap del blog y su importancia

Cómo posicionar mi web en Google

Otro recurso que nos ayudará a mejorar el posicionamiento de nuestra web es el Sitemap. El Sitemap es uno de los factores más influyentes para mejorar la indexación y conseguir que se lleve a cabo más rápidamente.

Si lo hacemos de forma manual es importante que vayamos actualizando con una cierta frecuencia, pero en caso de que estemos utilizando WordPress el proceso se simplifica considerablemente, ya que existen muchos plugins que actualizan nuestro Sitemap de forma automática, por lo que no nos tendremos que volver a preocupar en este sentido.

[h2] Los certificados SSL

Cómo posicionar mi web en Google

Google puede indexar el certificado SSL, razón por la cual se trata de un valor añadido si hemos decidido montar una tienda online, consiguiendo de esta forma dar una mejor sensación de seriedad a la vez que lograremos mejorar el posicionamiento, lo que evidentemente se traduce en más visitas que se acabarán convirtiendo en un aumento de las ventas.

[h2] Los términos de servicio y privacidad

Cómo posicionar mi web en Google

A día de hoy es obligatorio incluir dos páginas en todos los blogs, las cuales son los términos de servicio y los términos de privacidad.

Pero no sólo las vamos a incluir porque por ley estemos obligados a ello, sino que además también se trata de un recurso que para Google supone un considerable aumento de confianza. La razón se debe a que le estamos transmitiendo a Google (y así lo entiende él) que nuestra página no tiene nada que ocultar, a la vez que también demostramos que buscamos dar el mejor servicio al lector, procurándole información relevante.

Por supuesto también deberemos incluir el mensaje que aparecerá la primera vez que un lector acceda a nuestra página, facilitando el acceso a toda esta información y sobre todo manteniéndolos actualizados para que en todo momento sepan lo que ocurre cuando navegan por nuestra página. Este aviso deberá incluir un botón de aceptación con el que el lector afirma conocer las políticas.

Pero no solo supone un gesto de confianza frente a Google, sino que los lectores también tendrán una mayor sensación de seguridad que los llevará a volver a nuestro blog, ya que tendrán claro que en todo momento la información recopilada no será utilizada con otros fines que beneficiarlos en su experiencia con nosotros.

[h2] Términos importantes que debemos conocer

Cómo posicionar mi web en Google

Hay algunos términos que es importante que conozcamos, ya que nos ayudarán a saber si estamos procediendo de forma adecuada, y sobre todo nos permitirán analizar distintos aspectos que deberemos cambiar en nuestro blog o página web. Algunos de ellos los iréis aprendiendo a lo largo del artículo, pero queremos hacer un pequeño énfasis a determinada terminología que es esencial para poder conocer un poco mejor el modo de gestionar nuestro blog o página.

Uno de ellos es el PageRank, una forma de clasificación utilizada por Google que indicaba la valoración de una determinada página. Sin embargo este concepto parece haber quedado abandonado, y es que Google lo ha actualizado cada vez con menor frecuencia hasta el punto que en la actualidad ya han pasado varios años desde la última actualización.

Sin embargo sí deberemos prestar atención al porcentaje de rebote dentro de nuestro blog. Si no sabéis lo que es, en esencia se refiere a la actividad de un determinado lector. Si entra en la página y posteriormente sigue navegando a través de otros artículos, el porcentaje de rebote disminuye, indicándonos que ofrecemos un contenido bien estructurado y atractivo para el lector. Sin embargo, si la mayoría de lectores entran, leen un artículo y salen sin viajar más por la página, el porcentaje de rebote crecerá dejando claro que los lectores entran y salen sin interesarse por otros artículos de la página, lo cual es negativo para nosotros ya que Google considera que hay algo que falla.

El CTR es otro término importante que ayuda a conocer mejor la eficacia de la publicidad en nuestro blog. A través de él se puede conocer la frecuencia con la que aquellos que ven un determinado anuncio finalmente hacen clic sobre él. Por ello, un CTR alto influye positivamente en el posicionamiento de la página.

[h2] Cómo elegir las categorías y etiquetas en un blog

Cómo posicionar mi web en Google

Otro elemento importante dentro de un blog o una página son las categorías y las etiquetas. Las categorías son el sistema ineludible para organizar todo nuestro contenido, mientras que las etiquetas nos sirven para crear una segunda organización a través de la cual unimos artículos en función de las características del mismo o el tema central.

Es muy importante utilizar ambos recursos, pero en el caso de las categorías estamos hablando de un sistema obligatorio si queremos posicionar nuestra web. Google da mucha importancia a las categorías debido a que le ayuda a entender mejor el tipo de información que ofrecemos.

Cuando un lector entra a nuestra página evidentemente estará interesado en encontrar una determinada información. Si ordenamos bien las categorías le estaremos ayudando mucho en el proceso, lo cual mejora su experiencia y existen más posibilidades de que vuelva a visitarnos en el futuro.

Además también va a servir al lector para saber en todo momento el lugar en el que se encuentra, y esto para Google es un punto a nuestro favor, ya que valora muy positivamente que ofrezcamos esta información a nuestros visitantes.

[h2] Cómo escribir un artículo con buen SEO

Cómo posicionar mi web en Google

[h3] Elegir un tema adecuado

Evidentemente, una vez que vayamos a publicar tendremos que empezar escogiendo los artículos sobre los que vamos a escribir. No sólo es importante centrarnos en artículos relacionados con la temática del blog, sino que es esencial que tengamos en cuenta los intereses de los lectores y que busquemos temas de actualidad o de gran valor que ayuden al lector a obtener información o resolver sus dudas.

[h3] Elegir la palabra clave principal

Una vez que hayamos escogido el tema sobre el que vamos a escribir el artículo, el siguiente paso será establecer una palabra clave principal o key principal.

El artículo se tendrá que basar en dicha palabra que actuará como eje principal, y en cualquier caso nos podremos basar en una palabra o en un conjunto de palabras.

Para encontrar una palabra clave principal adecuada para nuestro texto puede ser interesante utilizar Adwords, de forma que buscaremos aquella que presente más búsquedas en Google, teniendo de esta forma más posibilidades de posicionar el artículo en el buscador más popular en la actualidad.

Hay que tener en cuenta que en el caso de que utilicemos varias palabras para la key principal, el orden en el que las dispongamos es importante. Es decir, en la medida de nuestras posibilidades irá en el mismo orden que utilizan los usuarios al realizar búsquedas. Eso sí, este aspecto es delicado, puesto que puede contradecir una de las premisas fundamentales que es el contenido de calidad. Por ejemplo, si la gente suele escribir “perro comprar” en Google y queremos escribir un artículo con esa palabra clave, lo ideal sería escribirlo de esa forma concreta, aunque también es cierto que resulta muy incómodo para el lector debido a que se trata de una auténtica aberración lingüística, por lo que hay que tener mucho cuidado con ello.

[h3] Elegir las palabras clave secundarias

Además de la palabra clave principal también será importante elegir varias palabras clave secundarias. En este sentido es importante que dichas keys secundarias giren en torno a la palabra clave principal, y por ello podemos utilizar sinónimos o incluso reestructurar el conjunto de palabras clave principal (en caso de ser varias) para aumentar las posibilidades de búsqueda.

Por ejemplo, si la palabra principal (conjunto de palabras en este caso) es “iniciar sesión en Gmail”, las palabras o conjuntos de palabras secundarias pueden ser “entrar en Gmail”, “acceder a Gmail”, “abrir Gmail”, “entrar en la cuenta de Google” y similares.

Cabe destacar la importancia de las palabras clave y el modo en el que se relacionan con el resto del texto, es decir, Google para posicionar tiene que saber exactamente de qué estamos hablando en el artículo, razón por la cual hay que prestar atención al contenido semántico.

En este sentido las palabras se relacionarán entre sí para poder crear una distinción; por ejemplo, la palabra “banco” puede tener muchos significados, ¿cómo sabe Google en función de qué búsquedas la tiene que posicionar?, pues bien, lo que hace es prestar atención al resto de contenido del texto para realizar una valoración. Si aparecen palabras como “inversión” sabrá enfocarla del modo adecuado.

Hay que tener mucho cuidado con esto, y es que no nos va a servir de nada intentar posicionar un artículo en varias búsquedas en función del significado de la palabra, es decir, no vamos a conseguir que nuestro artículo aparezca cuando alguien busque algo relacionado con las finanzas y a la vez también esté bien posicionado cuando busque algo en lo que sentarse. En el caso de que exista duda Google tomará la decisión de relegar a puestos posteriores nuestro artículo, con lo que perderemos mucho posicionamiento.

Por ello hay que enfocar adecuadamente el contenido semántico y dejar claro a Google sobre qué estamos escribiendo.

[h3] El título del artículo

Ya tenemos el tema, la key principal y las keys secundarias, y ahora nos vamos a dedicar a preparar el título. El título de un artículo es muy importante, y por supuesto tiene una gran influencia en el SEO del artículo.

Es esencial que la palabra clave principal figure en el título, y cuanto más al principio del mismo mucho mejor. No debéis olvidar que muchas veces una buena palabra clave no tiene por qué basarse necesariamente en el nombre del producto del que estamos hablando, sino en un concepto más global. Evidentemente la elección dependerá de la key con la que queramos caracterizar el artículo y posicionarlo en Google, pero por ejemplo, en el título “El nuevo Mercedes S y su gama híbrida” generalmente pensaremos que lo interesante es apoyarnos sobre Mercedes S, pero en ocasiones lo ideal es buscar una key más global como “gama híbrida”. En este caso lo ideal será llevarnos la key al principio del título modificándolo de forma que quede: “La gama híbrida del nuevo Mercedes S”.

En cuanto a la dimensión, un buen título deberá contener entre 40 y 70 caracteres, sintetizando de forma clara el contenido del artículo que vamos a escribir.

[h3] Los títulos internos del artículo y las listas. H2, H3, H4…

Además del título principal (denominado h1) también me ayuda a posicionar mi web en Google incluir títulos internos en el artículo.

Para ello puede ser un buen sistema analizar el tema en cuestión que vamos a tratar, y antes de comenzar a redactar realizaremos un esquema para destacar los puntos principales.

En dicho esquema podremos utilizar varios niveles que irán desde el h2 hasta el h6 como máximo, y una buena forma de mejorar el SEO es procurar meter la key principal o sinónimos al menos una vez en cada uno de los niveles.

Si mantenemos la palabra clave principal que vimos en el ejemplo anterior “iniciar sesión en Gmail” deberemos intentar que la misma figure en al menos un h2, en un h3 o en cualquier otro subnivel que utilicemos.

Cabe destacar que por norma general utilizaremos los subtítulos h2 en nuestros textos, y ocasionalmente los h3. A partir del h4 se suele utilizar en muy pocas ocasiones, pero siempre que tengamos la oportunidad de hacerlo vale la pena meterlos.

En todos los artículos introduciremos al menos un h2 (dos h2 o más siempre que sea posible), pero hay que intentar ser lo más natural que podamos, es decir, no debemos forzar los subtítulos internos, sino que hay que elegir tan sólo aquellos que sean necesarios.

En el caso de nuestro ejemplo podemos incluir los siguientes subtítulos internos:

  • [h2]Qué necesito para iniciar sesión en Gmail[/h2]
  • [h2]Pasos para iniciar sesión en Gmail[/h2]
  • [h2]Problemas para iniciar sesión en Gmail[/h2]
    • [h3]No recuerdo mis datos de acceso[/h3]
      • [h4]No recuerdo el nombre de mi cuenta[/h4]
      • [h4]No recuerdo mi contraseña para iniciar sesión en Gmail[/h4]
    • [h3]Alguien ha robado mi cuenta[/h3]

El caso es que es importante tener en cuenta que Google presta mucha atención a los subtítulos internos, y en este sentido podemos jugar también añadiendo keys secundarias y ampliando el campo de búsquedas, lo que evidentemente nos ayudará a posicionar mejor nuestra web.

Además de los subtítulos internos también podemos utilizar listas numeradas y viñetas, las cuales ayudan a organizar y dan a entender a Google que ofrecemos un contenido bien estructurado y esquematizado.

[h3] El texto del artículo. Longitud y características importantes

El texto del artículo deberá estar enfocado al tema en cuestión que estemos tratando, y por supuesto será escrito con naturalidad, haciendo uso de la palabra clave principal y palabras clave secundarias, repitiendo la principal aproximadamente una vez por cada 100 palabras escritas. No obstante Google deja claro que ya no da tanta prioridad al número de veces que se repite la palabra clave, es decir, antes era importante repetirla nunca menos de un 1% del total del texto, mientras que ahora podemos introducirla menos veces sin problema ya que este parámetro pasa a un segundo plano en cuanto a importancia en el posicionamiento web se refiere.

Eso sí, esto no quiere decir que no tenga su parte dentro del SEO, por lo que siempre y cuando podamos y no quede forzado, deberemos intentar atenernos a ese 1% e incluso aumentar al 2%.

Otro aspecto importante es que la palabra clave principal deberá encontrarse en el primer párrafo dentro de las primeras 100 palabras. Google revisa estas primeras 100 palabras para analizar acerca de lo que vamos a escribir a lo largo del artículo, por lo que la palabra clave siempre se deberá encontrar aquí.

También hay que tener en cuenta que el contenido copiado es penalizado por Google, es decir, todo lo que publiquemos lo tenemos que escribir de nuestro propio puño y letra, o de lo contrario nos puede llegar a costar que Google nos remita a las últimas páginas o incluso no nos tenga en consideración por lo que será muy complicado que alguien nos encuentre.

En cuanto a la cantidad de palabras depende mucho del artículo que estemos escribiendo. Evidentemente los hay que con 100 o incluso menos los podremos dar por finiquitados, pero está claro que la información que estamos transmitiendo no es mucha, por lo que Google no le prestará demasiada atención.

En este sentido siempre deberemos procurar escribir un texto con una extensión no inferior a 300 palabras, y en cuanto a límite máximo en principio no tendremos problema, pero también es esencial que nos preocupemos por transmitir información valiosa para el lector, es decir, de nada sirve escribir un texto de 2000 palabras si al final no hemos dicho absolutamente nada.

No debéis olvidar que las redes sociales son uno de nuestros recursos más interesantes, y un texto completo y extenso tendrá más posibilidades de ser compartido debido a que incluirá una mayor cantidad de información y por tanto resultará interesante a más personas.

A su vez Google también considera que un texto extenso contiene más información, ha sido más trabajado y en principio entiende que también contendrá información de más fuentes y de mayor diversidad, por lo que da una mejor valoración y esto, amigos, mejora considerablemente el posicionamiento web.

Utilizar una correcta gramática también va a favorecer mucho el posicionamiento de nuestra página. ¿Recordáis al principio del artículo cuando hablábamos de las palabras clave y del orden de las mismas?, decíamos que para mejorar el posicionamiento era importante escribir la key principal en el mismo orden en que los usuarios la escriben en el buscador de Google. Sin embargo, en este caso podríamos estropear la gramática por ejemplo si optamos por escribir “perro comprar” en lugar de “comprar perro”.

Además de una buena gramática también deberemos crear un texto que sea asequible para el lector. Dependiendo del tipo de lector al que esté enfocado nuestro blog deberemos adaptar su contenido para que resulte literalmente adecuado.

Por ejemplo, si creamos una página relacionada con la medicina, la ingeniería, la veterinaria, etc. y enfocada a profesionales de las distintas ramas, desde luego tendremos que utilizar un vocabulario más técnico, pero si por ejemplo creamos un blog de salud orientado a cualquier persona que quiera perder peso, dejar de fumar y mejorar su calidad de vida, los textos deberán ser sencillos de forma que cualquiera los pueda entender sin dificultad.

Además de conseguir adaptarnos al lector también hay que tener en cuenta que Google analiza la dificultad del texto estableciendo tres niveles. No se sabe mucho acerca de la forma en que utiliza esta información, pero lo que sí es cierto es que influye en el posicionamiento, ya que busca adaptar las búsquedas a las verdaderas necesidades de cada tipo de usuario. Remitiéndonos al ejemplo anterior, está claro que un médico de profesión que realice una consulta en Google esperará encontrar un contenido más técnico y completo que un particular que tan sólo realiza la búsqueda por mera curiosidad o cultura general.

Sobre todo hay que tener muy claro que a Google le gusta que el contenido del texto sea original, a la vez que deberemos procurar actualizar la página con una cierta frecuencia dando a entender que los lectores podrán estar informados en todo momento. No hay que olvidar que Google ha comenzado una cruzada con el objetivo de encontrar aquellas páginas que considera ofrecen contenido sin apenas valor o que está demasiado trillado en el mercado. Por esa razón no sólo hay que preocuparse de no copiar y pegar, sino que siempre tenemos que incluir algún tipo de valor añadido. De nada sirve imitar los esquemas del resto de páginas, ya que estaríamos creando más un duplicado que una página o blog que añadiendo contenido que realmente resulte atrayente a nuestros lectores.

A la hora de preparar el texto es esencial que tengamos en cuenta la importancia de conseguir que el lector permanezca en nuestro blog el máximo tiempo posible. Para conseguirlo tendremos que añadir un contenido amplio y que enganche, a la vez que también tendremos que incitar a que visite otras páginas de nuestro blog.

Es decir, tenemos que enganchar al lector; si venía buscando un contenido concreto deberemos conseguir ofrecer la información que estaba buscando, y si ha llegado de rebote buscando otro contenido, lo que hay que lograr es que finalmente se plantee nuestro artículo, que le llame y le atraiga.

Si conseguimos que el lector permanezca un buen tiempo en la página estaremos logrando que Google entienda que ofrecemos contenido relevante, ya que es clara muestra de que el lector permanece porque está aclarando dudas u obteniendo información que es importante para él.

Las palabras mal sonantes también son muy tenidas en cuenta. Cuando escribamos un texto deberemos orientarlo a un público general, pudiendo dar un toque amigable y cercano, pero dejando de lado los tacos y aquellas palabras o expresiones que no suelen ser bienvenidas en la mayor parte de los casos. Una página con muchas palabras malsonantes perderá mucha relevancia, a la vez que muchas de estas palabras pueden hacer que nuestros artículos nunca aparezcan en el buscador de Google, ya que pueden dar lugar a interpretar que se trata de contenido que no cumple las políticas de Google y por tanto nunca figurará ni tan siquiera en las últimas búsquedas, lo que se traduce en que perderemos toda la posibilidad de visitas.

En esencia vamos a buscar la frescura en el texto, hablar sobre temas de actualidad y ofrecer una buena diversidad al lector.

[h3] Las imágenes en el artículo

Para posicionar mi web en Google debo tener clara la importancia de añadir contenido multimedia. En este sentido las imágenes son casi imprescindibles.

En la medida de nuestras posibilidades deberemos incluir al menos una imagen por artículo. Una imagen cada 500 palabras puede estar bien, aunque no hay que tener miedo a la hora de añadir más imágenes, pero eso sí, siempre y cuando estén acordes con el contenido.

Por otra parte tampoco debemos añadir imágenes a lo loco, sino que es importante prestar atención a la optimización de imágenes, ya que será esencial para mejorar el posicionamiento.

Además, una imagen bien posicionada también nos puede traer tráfico desde el apartado de imágenes de Google, por lo que nunca hay que menospreciar cada detalle. Por esa razón, al menos siempre incluiremos un título en la imagen y rellenaremos el texto alternativo.

En cuanto al título deberá estar relacionado con la imagen, y en la medida de lo posible incluirá la palabra clave principal o alguna de las secundarias. Si son varias imágenes podemos ir cambiando la palabra clave en el título de cada una de ellas.

También evitaremos caracteres como la letra “ñ”, ya que estaremos dificultando el acceso a estas imágenes cuando las búsquedas se realizan desde fuera de España o países hispanohablantes.

[h3] Los vídeos en el artículo

Los vídeos forman parte del contenido multimedia que nos ayuda a mejorar nuestros artículos. Este formato ayuda a enriquecer el contenido, algo que le gusta mucho a Google. Por supuesto ocurre igual que con las imágenes, es decir, los vamos a poder utilizar siempre y cuando ofrezcan o amplíen información dentro del artículo.

A la hora de elegir un vídeo para colocar en nuestra página, optar por YouTube puede ser una de las elecciones más inteligentes. No olvidéis que este servicio pertenece a Google, por lo que será un gesto muy bien visto, a la vez que también hay un apartado ofrecido por Google a través del cual ofrece resultados de búsqueda para vídeos, de forma que existirán más posibilidades de mejorar nuestro posicionamiento en ambos sentidos gracias a este simple recurso.

[h3] Los enlaces en el artículo

Cuando hablamos de enlaces podemos distinguir entre tres tipos de enlace distintos que podemos incluir en nuestros artículos. Dependiendo del tipo de enlace mejoraremos más o menos nuestro SEO, pero en cualquier caso vamos a hacer un rápido recorrido para conocer las principales características de cada uno de ellos.

[h4] Tipos de enlaces en un blog

Los enlaces que podemos encontrar los podemos denominar enlaces internos, enlaces salientes y enlaces entrantes.

Los enlaces internos son aquellos que añadimos en nuestros artículos y que redirigen a otro artículo de dentro del blog (artículo, categoría, búsqueda, etc.)

Los enlaces salientes son aquellos que incluimos en nuestros artículos y que nos redirigen a artículos que se encuentran en blogs o páginas web distintas a nuestro blog, es decir, enlaces que nos sacan del blog.

Los enlaces entrantes son aquellos enlaces que se colocan en otras páginas web y blogs y que redirigen a nuestro blog.

También hay que diferenciar entre los enlaces No Follow y enlaces Do Follow. Los primeros son enlaces externos (entrantes) que no cuentan con demasiadas ventajas para el SEO, mientras que los segundos también son enlaces externos que sí influyen (generalmente de forma positiva) para el SEO.

No debemos olvidar que los enlaces entrantes más valorados son aquellos que proceden de páginas que Google considera como valiosas. En este sentido, Google se dio cuenta de que muchos se dedicaban a añadir enlaces en foros y apartados de comentarios de dichas página, consiguiendo de esta forma un buen efecto en sus páginas. Por ello decidió crear el atributo No Follow para aquellos enlaces que se encuentran fuera del cuerpo del artículo y que remiten a nuestras páginas. Es decir, estos enlaces pierden el valor, aunque siguen siendo interesantes muy especialmente para conseguir visitas, además de que crean un patrón de enlaces más realista y natural que ayudan a que Google tenga en cuenta que son muchos los que enlazan en comentarios y foros (por ejemplo) a nuestra página, lo cual da una mejor imagen de nuestro contenido.

Eso sí, de nada sirve liarnos a colocar enlaces por todos los foros y zonas de comentarios de blogs de nuestra misma temática, ya que Google se dará cuenta de que todo el proceso se ha llevado a cabo desde la misma IP, por lo que sabrá que ha sido forzado y por supuesto nos puede llegar a penalizar, ya que la distribución masiva de enlaces no es una práctica aceptada por Google.

[h4] Aspectos a tener en cuenta acerca de los enlaces

En nuestro blog podemos colocar enlaces salientes y enlaces internos. Generalmente es adecuado que los enlaces internos se abran en la misma pestaña del navegador, ya que resulta más cómodo para el lector, además de que hacerlo de otra forma no influye positivamente a nuestro posicionamiento.

Sin embargo, cuando añadimos un enlace saliente lo ideal es programarlo para que se abra en una pestaña nueva. Esto lo hacemos porque de lo contrario, cuando el lector pulsase en el enlace lo que haría sería abandonar nuestro blog, es decir, estamos regalando lectores de forma innecesaria en detrimento de nuestra web.

En cuanto a la cantidad de enlaces que podemos introducir dentro de un mismo artículo existen posiciones encontradas, pero al parecer lo que mejor funciona es añadir un porcentaje adecuado en función de la extensión del artículo, siempre y cuando no nos excedamos. En esencia tiene que quedar natural, y sobre todo tendrán una razón de ser, es decir, tendrán que ayudar al lector a ampliar la información o acceder a un apartado de interés relacionado con el contenido del artículo en cuestión.

Añadir demasiados enlaces puede perjudicar a nuestro blog, pero no colocar nos llevaría a no aprovechar un recurso valioso para el lector y que, por tanto, mejora nuestro posicionamiento web. Es decir, vamos a utilizar enlaces tan sólo cuando sea necesario, evitando recargar en exceso.

No debéis olvidar que los enlaces salientes a páginas que tengan ya una cierta antigüedad y reputación para Google aportan una mayor fuerza en cuanto a SEO se refiere que si enlazamos a páginas de reciente creación o que se han visto amonestadas por Google.

Los enlaces internos también nos pueden ser de mucha utilidad para indicar a Google cuales son los artículos internos que consideramos más importantes dentro de todo el blog. Esto lo estaremos mostrando cuando enlacemos a menudo desde cualquier artículo a uno o varios concretos.

Es importante prestar atención a los enlaces rotos que pueda haber en nuestro blog. Un enlace roto es aquel que redirecciona a un error 404 o no llega a ningún sitio definido. Esto suele ocurrir con el paso del tiempo, y es que es muy posible que añadamos enlaces salientes en nuestro blog los cuales redirigen a otras páginas. Estas páginas pueden acabar desapareciendo total o parcialmente, razón por la cual ese enlace dejará de funcionar, es decir, cuando hagamos clic no llevará a ningún sitio.

También hay que cuidar mucho el error 301, que en cierto modo es similar al anterior, pero con la particularidad de que sí redirecciona a contenido, pero el mismo ha sido movido a otra dirección permanente. Que exista algún error 301 no debe afectar en absoluto a nuestra página, pero si con el paso del tiempo se acumulan demasiados en principio nos podría llegar incluso a perjudicar.

Lo mismo ocurre con el error 410, el cual nos indica que la página a la que redirecciona el enlace que hemos colocado ha sido borrada. En esencia es muy similar al error 404, pero en este caso no ha desaparecido el artículo concreto, sino toda la página.

En principio todo lo habremos hecho de forma adecuada, pero cuando nuestra página tiene mucho tiempo estos enlaces rotos (de cualquiera de los tres errores mencionados) se irán acumulando, algo que no sólo es incómodo para los lectores, sino que a Google no le gusta un pelo, muy especialmente porque considera que se trata de un blog que ha quedado abandonado, lo que nos hará bajar muchos puestos.

La longitud de los enlaces que añadamos dentro de nuestros artículos también es importante. Fundamentalmente nos tenemos que centrar en incluir palabras relevantes en función de la información que estamos transmitiendo, pero es esencial que no nos excedamos en la longitud del enlace.

En cuanto a la ruta de la URL intentaremos que sea corta y concisa, es decir, que esté lo más cerca posible de la ruta de la página, evitando números en su interior, sorteando también demasiadas subcategorías y que contenga las palabras clave del artículo al que dirige.

Por ejemplo, si creamos la página www.picatostes.com y escribimos un artículo titulado “Las mejores salsas para mojar picatostes”, una ruta adecuada será: www.picatostes.com/mejores-salsas-mojar-picatostes, evitando siempre aquellas del tipo: www.picatostes.com/6540003545/category/salsas/novedad/mojar216654.

Por otra parte también hay que pensar en el mejor sitio para colocar los enlaces. En este sentido a Google le gusta más que optemos por enlaces contextuales, es decir, aquellos enlaces que se encuentran en el cuerpo del artículo y rodeados por más texto. En este sentido dará menos valor por ejemplo a los enlaces que coloquemos al final del artículo fuera del texto del mismo. Además también valora la posición dentro del artículo, es decir, siempre conseguiremos más fuerza con un enlace que coloquemos al principio del artículo que aquel que dejamos para la parte final o incluso la central.

Otro aspecto en el que hay que pensar es en el anchor text. El anchor text es el nombre del enlace, es decir, el texto que utilizamos para crear el enlace. Por todos es sabido que lo ideal es que repitamos lo menos posible un anchor text en un blog concreto, pero también debemos ser naturales y evitar ser descarados especialmente cuando enlazamos a páginas externas. Es decir, podemos utilizar algunas keys que consideremos importantes, pero evitaremos abusar de esto o para Google resultará demasiado forzado.

Sin embargo, cuando enlazamos a artículos dentro de nuestro propio blog parece ser que a Google no le preocupa demasiado que utilicemos las keys o incluso los nombres completos del artículo al que enlazamos. Sin embargo estas cosas siempre os recomendamos que las hagáis con precaución, ya que con el tiempo Google va cambiando sus algoritmos, y lo que hoy está bien mañana puede no estarlo tanto. De esta forma, si somos prudentes es posible que ahorremos mucho trabajo en el futuro y sobre todo evitaremos las pérdidas en visitas y en posicionamiento que habitualmente encontramos cuando se lleva a cabo algún cambio de estos algoritmos.

El anchor text también influye positiva o negativamente tanto en nuestro blog como en los blogs a los que remitimos en base a un concepto muy sencillo que no es otro que lo que queramos expresar. Esto significa que si utilizamos un anchor text con connotación negativa estaremos transmitiendo una mala sensación en relación con el blog al que remitimos. Por ejemplo, no es lo mismo un anchor text del tipo “Os recomendamos que echéis un vistazo a esta página donde encontraréis más información” que aquel que sea del tipo “Pero en cualquier caso no os recomendamos que acudáis a páginas con contenido duplicado”. Es decir, con el anchor text no sólo estamos utilizando las palabras clave o keys, sino que también estamos transmitiendo una cierta información que es analizada por Google. Eso sí, utilizar este sistema con el fin de dañar a la competencia no sólo resulta poco efectivo, sino que además se nos puede acabar volviendo en nuestra contra, por lo que en cualquier caso siempre es más recomendable utilizar tácticas positivas que serán las que nos beneficien directamente.

Comentábamos antes que los enlaces entrantes procedentes de páginas bien posicionadas nos pueden beneficiar mucho en el SEO y por supuesto en el posicionamiento; de hecho son los enlaces más valiosos y que mejor nos pueden ayudar a la hora de posicionar la web. Sin embargo, esperar a que estos blogs nos enlacen puede suponer una espera muy larga y poco fructífera. Por esa razón muchos optan por lo que se conoce como enlaces de afiliados, es decir, intercambiamos enlaces con otros blogs o incluso se puede optar directamente por comprar enlaces.

Cabe destacar que esta práctica no es ilegal propiamente dicha, pero no debemos abusar en exceso, ya que una página con poco contenido que tiene muchos enlaces entrantes, para Google se trata de un blog creado única y exclusivamente con la intención de ganar dinero, lo que significa que vamos a perder posicionamiento en nuestra web.

Si tenemos en cuenta que los enlaces entrantes de páginas externas bien posicionadas es uno de los mayores valores que pueden mejorar nuestro blog, únicamente nos queda por puntualizar un pequeño detalle, y es que esto tendrá valor siempre y cuando los enlaces procedan de una cierta cantidad variable de páginas externas, es decir, por mucha reputación que tenga una de esas páginas, si de 10 enlaces externos que tiene nuestro blog, por ejemplo ocho llegan directamente de ella, al final la cosa no suena demasiado bien. Evidentemente no nos va a afectar negativamente, ya que se trata de algo externo y no es un uso sancionable, pero también estaremos perdiendo una mejora que tendría lugar si en esos 10 enlaces que nos llegan hay al menos seis o siete páginas implicadas.

Además estos enlaces deberían llegar desde diferentes IPs, es decir, si nos llegan de una única página y una misma IP la cosa no puede sonar demasiado bien, ya que Google pensará que nos hemos puesto de acuerdo con alguien para forzar la existencia de estos enlaces.

Siguiendo con los enlaces externos también influye la extensión del dominio desde el que proceden, es decir, hay dos extensiones que son .edu y .gob que son utilizadas para páginas dedicadas a la enseñanza y páginas gubernamentales. Está claro que si desde cualquiera de ellas se enlaza a nuestra página será una clara muestra de que el contenido que ofrecemos es relevante y correcto, ¿os imagináis una página de cualquier Ministerio que enlace a nuestro blog si lo que estamos haciendo es meter contenido vacío y sin mucha utilidad?, evidentemente esto sería muy complicado de ver, y de ahí que Google de un valor extra en estos casos.

Pero no sólo valora más estos enlaces, sino que también tiene en cuenta la temática de la página desde la que se nos enlaza. En ese caso, cuando una página de nuestra misma temática, es decir, de la competencia, nos enlaza, está claro que hay algo que estamos haciendo bien, y es por esa razón que Google da un extra de valor a estos enlaces.

Es muy posible que a estas alturas os estéis planteando algún sistema a través del cual poder conocer las páginas que enlazan a vuestro blog. Lo cierto es que existen herramientas que nos pueden ser de mucha utilidad en este sentido. Una de ellas es Open Site Explorer, y gracias a ella podréis analizar las páginas que os están enlazando y la relevancia que esto supone para vuestro posicionamiento.

Por otra parte también os va a servir para analizar los posibles enlaces negativos. Los enlaces negativos son enlaces entrantes de baja calidad, los cuales generalmente proceden de páginas que no están muy bien vistas por Google. Esto nos puede perjudicar, y es por ello que no sólo vamos a tener en cuenta los enlaces que ponemos dentro de nuestro blog, sino también aquellos que están en páginas y blogs ajenos e influyen en nuestro posicionamiento.

Estos enlaces negativos generalmente llegan desde páginas utilizadas para realizar spam o de aquellas que incluyen contenido de baja calidad, duplican contenido, copian y pegan, etc.

Si se da la circunstancia de que detectamos (gracias a Open Site Explorer o cualquier otra herramienta similar) alguno de estos enlaces negativos, lo único que tenemos que hacer es ponernos en contacto con el administrador de ese sitio para solicitar que lo retire.

Si no recibimos información o se niega a hacerlo siempre podemos utilizar herramientas que para el caso nos van a ser muy útiles como Disavow Tools, graicas a la cual podremos anular el enlace, y sobre todo dejaremos claro que no queremos que se nos enlace desde este tipo de páginas.

Dentro de los enlaces entrantes debemos tener en cuenta otro aspecto que los caracteriza que es la velocidad de entrada. Como comentábamos antes, los enlaces que remitan a nuestro blog tienen que ser naturales, evitando parecer que han sido colocados de forma estratégica. Por ello, una página nueva que de repente comience a recibir enlaces externos sin límite evidentemente hará pensar a Google que se trata de un acuerdo de compra y venta de enlaces, por lo que habremos gastado tiempo y dinero y no sólo no habremos conseguido el resultado que buscábamos, sino que incluso me puede llegar a penalizar a la hora de posicionar mi web en Google.

En cuanto a la velocidad nos referimos efectivamente a si la llegada de enlaces es creciente o decreciente, es decir, si con el paso del tiempo vamos recibiendo cada vez más enlaces desde fuera del blog o cada vez menos.

Cualquier enlace entrante natural será bienvenido, y por supuesto, si la velocidad y frecuencia de los enlaces aumenta con el tiempo, está claro que Google recibe una información muy positiva acerca de nosotros, es decir, entiende que la relevancia de nuestra página aumenta, por lo que considera que es positivo bonificarla y mejorar su posicionamiento en el buscador.

Por otra parte también nos podemos encontrar con que la velocidad y frecuencia de los enlaces entrantes a nuestro blog va disminuyendo con el paso del tiempo. Es decir, cada vez son menos los enlaces externos que recibimos. En este caso lo que ocurrirá es que Google considerará que nuestra página está perdiendo popularidad y relevancia, ya sea porque no la actualizamos con la frecuencia que deberíamos o incluso debido a que simplemente se trata de un tema que ya no interesa como anteriormente, hay otra página con mayor relevancia y que atrae más a los lectores, etc. Independientemente de la razón por la que ocurra esto, para Google está claro que vamos a ir perdiendo importancia, es decir, poco a poco esto nos va a afectar en relación con nuestro posicionamiento web.

A estas alturas estamos convencidos de que muchos de vosotros os estaréis planteando: – Oye, si es importante buscar enlaces externos que provengan de fuentes de confianza, ¿por qué no recurrir a la Wikipedia en este sentido? – Está claro que esto es una opción muy interesante, pero es importante que tengáis en cuenta que los enlaces colocados en la Wikipedia son del tipo No Folow, ¿Recordáis que este tipo de enlaces los hemos analizado anteriormente?, pues en esencia se trata de enlaces que a priori no influirían tan positivamente como es el caso de los Do Follow, pero lo cierto es que cada vez más muchos son los que piensan que realmente estos enlaces sí acaban transmitiendo autoridad a nuestra página.

En cualquier caso es importante tener en cuenta que un enlace desde la Wikipedia es sin duda el tipo de enlace No Follow de mayor calidad que podemos conseguir, pero eso sí, no penséis que sirve ir colocándolo en artículos de forma indiscriminada, ya que esto puede llegar a afectar negativamente. ¿20 enlaces desde la Wikipedia de la noche a la mañana?, eso no se puede creer. A su vez, si queremos colocar un enlace de forma más efectiva es recomendable que el artículo donde lo añadamos haya sido escrito por nosotros mismos.

Como concepto general acerca de todos los enlaces deberemos tener en cuenta que la antigüedad es importante. Con esto queremos decir que un enlace entrante a nuestra página que ya lleva colocado un año tendrá mucha más fuerza que uno que colocásemos la semana pasada. En este sentido podríamos decir que los enlaces envejecen bien como el buen vino, así que a preparar nuestra propia cosecha.

El número de palabras también va a dar relevancia a nuestros enlaces. Es decir, un enlace será más fuerte si proviene de un artículo de más de 1000 palabras que si llega desde otro de apenas 100. Una de las principales razones es que un artículo de más de 1000 palabras tiende a posicionarse mejor, lo que significa más lectores y por supuesto más clics, pero por otra parte también hay que tener en cuenta que Google busca contenido, y para ello es esencial que los enlaces lleguen desde artículos bien trabajados, con una buena contextualización y sin forzar.

Si en alguna ocasión os planteáis comprar algún enlace es importante que analicéis el tipo de oferta, es decir, un enlace que dentro de un mes desaparecerá no nos va a servir de mucho.

En cualquier caso hay que hacer mucho hincapié en la naturalidad, y en este sentido deberéis considerar varios factores: no es natural que de repente una página que apenas recibía enlaces reciba una buena cantidad, tampoco lo es que todos los enlaces externos se dirijan a una misma página de nuestro blog, muy especialmente si se trata de la página de inicio, no es natural que todos los anchor text utilizados para los enlaces sean iguales (¿no sería demasiada casualidad?), tampoco deben utilizar todos la misma palabra clave, no deben desaparecer al poco tiempo, ya que eso puede resultar demoledor para nuestra página, no podemos fomentar un fuerte crecimiento de enlaces entrantes para dejar que decrezcan en los próximos meses (¿para qué queremos remontar y a continuación dejar morir el blog?), etc.

Además de llevar cuidado con la compra de enlaces también deberemos hacerlo con el intercambio. El intercambio de enlaces se basa en que yo enlazo a tu blog desde el mío y tú enlazas al mío desde el tuyo. Hacer esto en un momento dado puede ser interesante, y a Google no le va a parecer mal, pero si abusamos de esta práctica acabaremos perjudicando nuestro SEO y por tanto nuestro posicionamiento.

Otra táctica errónea es el hecho de utilizar varios enlaces hacia una misma página dentro de un mismo artículo. Esto no va a conseguir aumentar el posicionamiento, ya que Google tan sólo va a tener en cuenta el primer enlace, y el segundo y restantes hacia dicha página no los considerará.

[h3] Las citas y las páginas de referencia

Citar las páginas de referencia es casi una obligación cuando el contenido lo hemos obtenido a partir de una o varias páginas externas, o incluso si es extraído de algún libro concreto, etc.

A Google le gusta mucho que citemos las fuentes de donde hemos obtenido la información, no sólo por demostrar que nuestra intención es actuar con mayor rigor, sino porque además ayuda a unir las páginas que cuentan con una temática común.

Por supuesto, si la cita se refiere a una página concreta añadiremos un enlace hacia el contenido utilizado, lo cual nos beneficia como enlace saliente. Eso sí, no sólo nos vamos a centrar en fuentes como la Wikipedia, sino que la variedad es la mejor forma de conseguir buenos resultados, muy especialmente si dirigimos a páginas que para Google ya tienen un cierto prestigio.

[h2] Cuidado con el contenido duplicado

SEO de WordPress

Hay que prestar especial atención al contenido duplicado. Evidentemente es muy fácil y rápido buscar fuentes de información, copiar el texto y pegarlo en nuestro blog. Sin embargo esto no nos va a servir para nada más que para que Google nos remita a los peores puestos.

A su vez también se trata de una práctica muy arriesgada, ya que si considera que recurrimos al contenido copiado, finalmente optará por cancelar nuestra cuenta, con lo que no podremos seguir añadiendo anuncios con AdSense.

Eso sí, no hay que confundir el contenido copiado o contenido duplicado con el hecho de que en un determinado momento incluyamos una cita literal o algún párrafo copiado, ya que en ocasiones se hace necesario para poder transmitir al lector una determinada información.

Pero si siempre añadimos este tipo de citas en todos los artículos, o incluso los artículos son completamente copiados, no vamos a tener nada que hacer.

Tanto la página de autor como aquellas orientadas a los términos de privacidad y servicio suelen ser las que más problemas presentan en relación con el contenido duplicado. Hay que tener en cuenta que lo más habitual es incluir esta información copiándola y pegándola de otros lugares, ya que incluye una gran cantidad de términos y conceptos que de otra forma no transmitiríamos generalmente con el rigor que se precisa.

Sin embargo no debemos olvidar que estamos hablando de contenido duplicado, por lo que podemos añadir el atributo “no index” para evitar la indexación y de esta forma ya no habrá problema alguno.

Eso sí, en un momento dado nos puede ser de utilidad, sobre todo cuando estamos empezando, pero lo mejor en estos casos es redactar nosotros mismos (o pedir a alguien que lo haga) todo el contenido, de forma que será original y podremos indexarlo. No olvidéis que estas páginas relacionadas con los términos de servicio y términos de privacidad son muy relevantes para Google, ya que daremos más confianza debido a que demostramos que nuestra intención es ofrecer un servicio de información limpio, de forma que en todo momento el lector sepa lo que haremos con sus datos, demostrando que no los vamos a utilizar salvo para mejorar su experiencia durante la navegación.

[h2] Apartado SEO de WordPress

SEO de WordPress

Si publicamos a través de WordPress contaremos con algunas herramientas por defecto muy interesantes. También podemos ampliarlas a través de los múltiples plugins, pero en cualquier caso a continuación nos vamos a centrar en los distintos apartados que utilizamos en la mayoría de los casos.

Rellenar o no este apartado depende mucho de cada uno, pero es importante conocerlo y sobre todo sacar el máximo partido de lo que nos ofrece.

En este sentido, lo principal que vamos a encontrar es un recuadro para el título y un segundo recuadro para la descripción.

En el caso de que no rellenemos ninguno de ellos, automáticamente utilizará el título principal del artículo, y como descripción cogerá el contenido del primer párrafo del cuerpo del artículo.

Esto significa que al realizar una búsqueda en Google estos serán los datos que los usuarios verán, algo que puede sernos suficiente, pero que a la vez también podremos perfeccionar.

Por ello aquí podremos escribir el título que queremos que aparezca en Google, y sobre todo prestaremos atención a la descripción, siendo breves (ya que tenemos un límite de caracteres), ofreciendo un resumen del contenido que va a encontrar el lector, y sobre todo prestando atención para que al menos la palabra clave principal figure, mejorando así nuestro posicionamiento a la hora de realizar una búsqueda a través de Google.

[h2] Frecuencia de actualización de un blog

La frecuencia con la que actualizamos un blog también influye considerablemente en su posicionamiento.

Es cierto que un blog que cuente con un contenido amplio se mantendrá en buena posición durante más tiempo, siempre y cuando claro está que hayamos añadido contenido de calidad. No obstante tampoco nos podemos olvidar por completo, ya que durante el tiempo que no publiquemos deberemos tener en cuenta que otras personas sí lo harán en blogs de temática similar, lo que significa que nos irán comiendo terreno y lograrán un mejor posicionamiento, bajando nosotros en el listado y recibiendo, por tanto, menos visitas.

Google valora las páginas que se actualizan de forma constante, muy especialmente si estas actualizaciones están basadas en las nuevas búsquedas de los lectores. Por ello siempre deberemos estar al día e introducir información lo más candente posible.

En esencia, deberemos aportar información reciente y relevante, lo cual puede suponer desde un par de artículos a la semana hasta infinitos, dependiendo por supuesto de la temática.

Pero no sólo vamos a centrarnos en añadir nuevos artículos al blog con una cierta frecuencia, sino que Google hay algo que valora muchísimo e influye muy positivamente en nuestro posicionamiento, que no es más que actualizar los artículos que ya están publicados.

Esto significa que no deberemos olvidar los artículos una vez que los hayamos subido, sino que cada cierto tiempo podemos añadir nueva información, con lo que Google los revisará de nuevo para volver a indexar y considerará que estamos aportando información actualizada, con lo que los puestos subirán automáticamente.

Por ello, si hemos escrito acerca de un tema y queremos volver a hacerlo, tendremos mejores resultados si añadimos información al viejo artículo que si creamos un nuevo artículo con las mismas palabras clave.

Eso sí, en ocasiones muy especiales podría llegar a suponer un empeoramiento, pero esto ocurre cuando quitamos información relevante, es decir, si editamos un artículo mantendremos toda la información y añadiremos nueva, cambiando tan sólo aquella que haya quedado trasnochada.

En esencia, actualizando regularmente estaremos llamando la atención de Google, ofreciendo contenido fresco y dando vida al blog, lo cual va a mejorar mucho nuestro posicionamiento y demostraremos que tenemos la intención de ofrecer una información actualizada y de calidad.

[h2] La importancia de los comentarios en el blog

Al crear un blog tenemos la posibilidad de permitir o no que los lectores realicen comentarios. Estos comentarios pueden ser muy positivos para nuestra página, y aunque en realidad no hay ninguna información que lo confirme, muchos son los que consideran que estos comentarios influyen positivamente en el posicionamiento.

Pero cuidado, eso no significa que vaya a tener utilidad el hecho de que nosotros mismos vayamos añadiendo comentarios, ya que entre otras cosas se tiene en cuenta la IP desde la que se reciben, es decir, lo ideal es tener muchos comentarios en cada artículo, pero que en la medida de lo posible la mayoría provengan de direcciones IP distintas, es decir, una prueba de que han sido escritos por personas que no tienen nada que ver entre sí.

Esto dejaría claro que dichas personas han tenido un interés especial por la noticia o información que hemos agregado en un determinado artículo, por lo que se entiende que Google valorará mejorar el posicionamiento para que pueda ser consultado por la mayor cantidad posible de personas.

En cualquier caso, el número de comentarios (reales) nos va a beneficiar mucho, ya que Google busca páginas que sean activas y dinámicas, que ofrezcan contenido fresco y que llamen al lector a participar con sus opiniones.

[h2] La importancia de las redes sociales para posicionar mi web en Google

Las redes sociales también nos van a ser de mucha utilidad para mejorar el posicionamiento de nuestra página web o blog.

En este sentido es interesante crear cuentas en las principales redes sociales para difundir nuestro contenido, no sólo porque conseguiremos atraer una mayor cantidad de lectores, sino porque a Google le gusta ver que nuestro contenido se encuentra en difusión, especialmente si otros usuarios lo comparten.

En este sentido (como no podía ser distinto), la red social más adecuada es Google+, ya que también nos va a ayudar a que nuestro artículo se publique como artículo de Google+, independientemente del posicionamiento de nuestro blog, lo que significa que algunos de los artículos que todavía no están bien posicionados serán más visibles a través del propio buscador de Google.

[h2] Herramientas imprescindibles para controlar un blog

SEO de WordPress

Para mejorar nuestra página en todos los sentidos vamos a tener a nuestro alcance una gran cantidad de herramientas de todo tipo que nos serán de gran utilidad. Sin embargo, algunas voces consideran que hacer uso de las herramientas de Google es algo que el gigante premia, es decir, si utilizamos herramientas web como Google Analytics o Webmaster Tool no sólo estaremos recibiendo la información directamente desde Google, sino que parece ser que será tenido en cuenta.

Eso sí, este aspecto nunca ha sido aclarado, por lo que quizás la opción más interesante sería la de alternar el uso de los servicios de Google con otros que consideremos de utilidad.

A través de Google Analytics vamos a poder encontrar una gran cantidad de información relacionada con el posicionamiento y las características de nuestra página.

Con Webmaster Tool tendremos todas las herramientas web necesarias para lograr el mejor rendimiento posible de nuestro blog o página.

Open Site Explorer es otra de las herramientas que os recomendamos encarecidamente. Gracias a ella vais a poder encontrar información muy útil como la posibilidad de saber desde qué páginas han enlazado a vuestro blog, de forma que resultará sencillo analizar lo que benefician dichos enlaces entrantes.

Al principio del artículo hablábamos de Disavow Tools, una herramienta muy interesante con la que podíamos acabar con los enlaces entrantes que consideremos perjudiciales. Sin duda es un recurso que siempre deberemos tener en cuenta, pero cuidado, ya que algunos expertos consideran que si tenemos que hacer uso de esta herramienta, lo que en realidad estamos haciendo es decir a Google que no hemos utilizado de forma conveniente el SEO (aunque no haya sido el caso), y aunque en realidad no existen pruebas que demuestren que pueda afectar a nuestro posicionamiento, en la medida de lo posible evitaremos su utilización.

A cambio siempre será recomendable que, en caso de encontrar un enlace entrante que no nos guste, nos pongamos en contacto con el administrador de la página para que lo elimine.

PageSpeed Insights es otra buena herramienta con la que vamos a poder controlar mejor nuestro blog. Forma parte de las herramientas ofrecidas por Google para desarrolladores, y se encarga de ofrecernos información relacionada con nuestro sitio web, dándonos consejos para mejorar el rendimiento tanto para aquellos lectores que accedan a nuestro blog desde un ordenador como para los que entren a través de Smartphone o Table.

[h2] Otras consideraciones para posicionar mi web en Google

SEO de WordPress

Esperamos que todos los conceptos que hemos analizado en los puntos anteriores os hayan sido de utilidad para mejorar el posicionamiento web en Google. No obstante también vamos a tener en cuenta otras consideraciones que también nos van a ayudar, y por ello vale la pena analizar concienzudamente.

Por ejemplo, el tráfico más beneficioso para nuestra página es el tráfico directo. El tráfico directo es aquel que se obtiene de forma directa, es decir, que el visitante haya escrito la dirección manualmente en el navegador, o aquel que llegue desde un enlace guardado como favorito (marcadores). Es decir, Google entiende que al buscar expresamente nuestra página se traduce en que dicho artículo (o incluso blog) tiene una buena relevancia, por lo que conseguiremos que mejore nuestro posicionamiento.

Por otra parte Google también tiene la capacidad de medir otros aspectos relacionados con el tráfico que le permite saber si las personas que nos han visitado en una ocasión vuelven a hacerlo de nuevo. Esto es el denominado tráfico recurrente o tráfico repetido, y evidentemente se trata de una magnífica señal para Google, ya que indica que ofrecemos un buen contenido y de ahí que el lector repita. La mejor forma de conseguir un buen tráfico recurrente es ofreciendo artículos de calidad, con un buen contenido y una buena organización del blog.

Para Google existen principalmente dos tipos de contenido, el bueno y el malo. El buen contenido es aquel que proporciona información al lector, y el malo evidentemente es el basado en páginas web creadas para spam o páginas de afiliados y similares. Esto significa que deberemos hacer todo lo posible por demostrar a Google que nuestra página es de calidad, ¿y cómo podemos conseguirlo?, evidentemente con buenas prácticas como las que hemos ido comentando a lo largo del artículo, pero por supuesto también consiguiendo que nuestra página permanezca en pie la mayor cantidad de tiempo posible, añadiendo contenido de forma regular y estable. Para Google, una página con años de antigüedad, amplio contenido y artículos de buena dimensión es una clara muestra de que se trata de un blog de calidad, pero si se trata de una página pequeña, recién creada y con artículos cortos es más probable que se trate de las páginas de dudoso contenido que comentábamos antes.

Google también analiza la ubicación de cada página, y por ello da preferencia en las búsquedas a aquellas páginas cuya IP se encuentra más cercana a la IP del que realiza la búsqueda. Este concepto es conocido como Geo Targeting.

De igual forma el dominio y la extensión así como el host van a influir en este sentido, y no debemos olvidar que esto nos puede beneficiar mucho, ya que es la mejor forma de conseguir buenos resultados de posicionamiento y darnos a conocer especialmente cuando tratamos temas en los que ya están trabajando otras páginas de mayor reputación.

Es importante saber aprovechar esta información, ya que si planeamos bien nuestra estrategia nos puede ser de mucha utilidad para comenzar a recibir visitas de calidad y lograr un mejor posicionamiento, lo cual también se traducirá en una subida de puestos desde un punto de vista general. Este aspecto beneficia muy especialmente a las páginas centradas en negocios, ya que ayuda a que se pongan en contacto con nosotros personas de nuestro entorno que es más fácil que se acaben convirtiendo en clientes habituales.

Por otra parte, si somos una empresa, Google da relevancia a la marca, es decir, cuando una persona busque nuestro negocio, nuestra página aparecerá entre los primeros resultados incluso aunque tenga poca relevancia. Por ejemplo os habréis fijado que si escribís “Porsche” lo que os aparece en primer lugar es el concesionario virtual, y no otras páginas que hablen sobre el fabricante aunque tengan más relevancia y estén mejor posicionadas.

Otro aspecto importante relacionado con las direcciones IP es que Google tiene en cuenta nuestra actividad, lo que significa que si considera que desde nuestra IP se recurre al spam, todas las páginas en las que trabajemos desde esta misma IP o de las que seamos los administradores se verán perjudicadas, incluso aunque se trate de páginas y blogs limpios. Hay que tener mucho cuidado con esto.

Las quejas también son atendidas por Google a través del DMCA Complaints. Una página que recibe muchas quejas (muy especialmente relacionadas con el spam) irá empeorando su posicionamiento, e incluso puede llegar a ser considerada non grata y perder la confianza de Google. Esto nos puede ocurrir si utilizamos nuestra página de forma poco adecuada, pero también se dan casos de personas que tienen páginas de la competencia que se dedican a denunciar a otras con el objetivo de perjudicarles. Por ello es esencial que siempre actuemos dentro de lo que para Google sería una página adecuada, y en el caso de que nos encontremos con una situación así de forma injustificada, nos pondremos en contacto con ellos y nuestro caso será estudiado.

Hay que tener en cuenta en este sentido a Google Panda, que es una herramienta que se encarga de penalizar a aquellas páginas que ofrecen un contenido poco relevante y muy especialmente a aquellas que ofrecen contenido duplicado o tienen malas intenciones. Este concepto se une a la antigüedad de la página, y es que un blog que esté ya un cierto tiempo online y que nunca ha sido penalizado por Google consigue mejorar mucho su reputación. De hecho es una de las razones por las que un blog puede llegar a mejorar mucho su posicionamiento con el paso de los años.

Una buena forma de conseguir más visitas es siendo aceptados en Google News. Para que nuestros resultados aparezcan en este apartado reservado por Google es necesario tramitar una solicitud y ser aceptados. No es algo demasiado fácil de conseguir que digamos, pero si lo logramos veremos que nuestro posicionamiento mejorará considerablemente.

Ser aceptados es casi una tómbola (como casi todo con Google), pero en cualquier caso tendremos que ofrecer una página con antigüedad, buen contenido, cumplir con todas las políticas de Google, cumplir con los requisitos para ser bien considerados por el mismo, y sobre todo actualizar de forma diaria nuestro contenido ofreciendo la máxima calidad al lector.

En cuanto a Google News hay una duda muy generalizada, que es si existe la posibilidad de acceder habiendo colocado publicidad en nuestras páginas. En este sentido no tenéis que preocuparos, ya que no hay más que darse una vuelta por las búsquedas y nos daremos cuenta de que la gran mayoría de estas páginas cuentan con publicidad en su interior.

Otro elemento que nos ayudará a mejorar el posicionamiento web son las suscripciones por RSS. Una página que cuente con muchos suscriptores le transmite a Google que ofrece contenido de calidad a sus lectores, ya que es evidente que tienen la intención de volver.

Cuando creamos una página generalmente tenemos la intención de añadir publicidad y sacar un beneficio económico de ellas. Esto es perfectamente entendible por Google, pero eso no significa que no quiera llegar más allá, es decir, Google tiene muy claro que nos permitirá ganar dinero siempre y cuando tengamos esta premisa en segundo plano, es decir, primero hay que ofrecer un buen contenido y el dinero vendrá cuando lo consigamos, y siempre y cuando resultemos atractivos para nuestros visitantes.

Gracias a ello Google consigue un contenido de mayor calidad en sus buscadores, beneficiando tanto al lector como a los anunciantes.

En cualquier caso, cuando coloquemos publicidad no deberemos abusar, y sobre todo nos olvidaremos de los molestos Pop ups que serán muy perjudiciales para nuestro posicionamiento. Por ello deberemos limitarnos a un máximo de tres anuncios por página (que es lo que nos permite Google) y siempre bien situada. En este sentido vamos a tener para elegir, pero sobre todo debemos ser conscientes de que un exceso de publicidad nos puede dar más dinero en un momento dado, pero al empeorar el posicionamiento en realidad se tratará de pan para hoy y hambre para mañana.

A la hora de elegir la zona donde vamos a colocar nuestros anuncios está claro que la parte superior (conocida como la zona roja de la publicidad) es la que mejores resultados económicos nos puede dar, ya que se trata del lugar donde es más habitual que el lector haga clic en un anuncio sin darse cuenta.

Sin embargo esto no gusta demasiado a Google, es decir, si todos los anuncios los colocamos en la parte alta de la página es posible que Google considere que no ofrecemos contenido de calidad y que nos centramos en exceso en el objetivo de ganar dinero, lo que nos puede costar posiciones en Google.

En esencia todos estos son los conceptos que os queríamos transmitir, ya que si el objetivo es posicionar mi web en Google es esencial que me centre en ofrecer buen contenido, extenso, tener paciencia, realizar buenas prácticas y sobre todo saber que el lector es nuestro principal objetivo. El resto irá viniendo solo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.